Gobierno entregó actas del Proceso Constituyente a la Dibam

Este 13 de julio, la Presidenta Michelle Bachelet entregó las actas del Proceso Constituyente Nacional y del Proceso Constituyente Indígena a la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam).

La mandataria puso a disposición de la Dibam las actas de 8.113 Encuentros Locales Autoconvocados, 71 Cabildos Provinciales y 15 Cabildos Regionales.

“Hoy estamos poniendo a disposición del pueblo de Chile la documentación física del proceso participativo que será la base de la nueva Constitución de Chile; dejamos constancia así de un proceso ciudadano inédito en nuestra historia, y en el que todos los chilenos y chilenas tuvieron la posibilidad de participar en la discusión sobre la patria que desean”, señaló la Presidenta.

La mandataria recordó que el proyecto de reforma al capítulo XV de la Constitución está en el Congreso, ingresado en abril, no obstante la última sesión que abordó el proyecto se realizó el 11 de mayo y no hay nuevas sesiones citadas para ello. Asimismo, la Presidenta aseguró que durante este año enviará el proyecto de nueva Constitución.

El Director del Observatorio del Proceso Constituyente en Chile, Ernesto Riffo, planteó que el Gobierno no ha mostrado intención de empujar la reforma al capítulo XV. “La Presidenta hace un gesto valioso de reconocer que la participación ciudadana puede tener valor histórico como un aporte a la construcción de la comunidad política. Pero debe reconocerse que es algo apresurado atribuir ese significado. Si esa participación llegará a ser parte de un proceso realmente constituyente es incierto todavía”, señaló.

“En ese sentido, el gesto de entregar las actas a la Biblioteca pudiera leerse de manera pesimista como solo eso, nada más que guardarlas en un archivo”, agregó.

A través de un convenio con el Gobierno, la Dibam se encargará de preservar estos registros físicos y disponer y mantenerlos en versión digital. Las actas sistematizadas están disponibles en www.unaconstitucionparachile.cl

Las actas quedarán guardadas en la Sección Chilena de la Biblioteca Nacional, con la protección que corresponde a documentos de alto valor histórico. Además, quedará una copia disponible en la Sección General de la Biblioteca.