Mujeres debatieron sobre los contenidos de la nueva Constitución

En un coloquio organizado por el Observatorio del Proceso Constituyente en Chile, este 6 de noviembre la ex subsecretaria del Sernam, Gloria Maira; la Vicepresidenta de Evópoli, Lorena Recabarren; y la académica de la UAI, Verónica Undurraga coincidieron en que la instancia de cambio constitucional debe incluir a mujeres y hombres.

Con la participación de la ex subsecretaria del Sernam, Gloria Maira; la Vicepresidenta de Evópoli, Lorena Recabarren; y la académica de la Universidad Adolfo Ibáñez, Verónica Undurraga se desarrolló este lunes 6 de noviembre el coloquio No sin nosotras: mujeres y cambio constitucional, organizado por el Observatorio del Proceso Constituyente en Chile, en la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales.

La diversidad política de las expositoras no fue un impedimento para que todas manifestaran un acuerdo claro: el cambio constitucional debe llevarse a cabo a través de una instancia en la que participen mujeres y hombres por igual.

El parlamento no debe ser el lugar del cambio constitucional porque allí no hay paridad”, aseguró la Vicepresidenta de Evópoli y Directora Ejecutiva de Horizontal, Lorena Recabarren.

Hay que defender a morir el hecho de que el órgano constituyente sea paritario. Y deben estar reflejadas las miradas de mujeres de distintos sectores y diversas experiencias”, coincidió la académica de Derecho Constitucional de la Universidad Adolfo Ibáñez, Verónica Undurraga.

La ex subsecretaria del Sernam, Gloria Maira, manifestó su preferencia por la asamblea constituyente como mecanismo para reemplazar la carta fundamental. “Tengo terror de que el cambio constitucional se haga en una comisión parlamentaria”, señaló. “Debemos garantizar la presencia significativa en la asamblea constituyente de mujeres y feminista”, agregó.

Además, la ex subsecretaria planteó que independientemente del mecanismo que se utilice, habrá particicipación y manifestación de sectores feministas en el proceso. “Las activistas que hemos estado manifestándonos frente al Tribunal Constitucional vamos a estar también en las puertas de donde se haga el cambio de Constitución”, aseguró.

En ese sentido, valoró la experiencia de la asamblea constituyente de Ecuador, proceso en el que participaron las mujeres tanto como asambleístas, como expertas y como parte de la movilización social. “Fue bien interesante porque cuando llegaban las asambleístas a las sesiones, había un piño de mujeres alrededor, una presión permanente que demandaba a esa asamblea constituyente consideración expresa a las demandas de las mujeres”, explicó Maira.

“Iniciar un proceso constitucional sin nosotras, o con nosotras pero no suficientemente preparadas, es peligroso. Corremos el riesgo de quedarnos con lo que viene por defecto. Entre los constitucionalistas es muy fuerte la idea de que lo que está debe mantenerse, y el peso de la prueba recae en quienes proponen los cambios”, planteó la profesora Undurraga.

¿Qué contenidos relevantes para las mujeres deben estar contenidos en la Constitución? Las expertas también ahondaron en el tema. “La discusión sobre la paridad de género o la corresponsabilidad del cuidado son aún marginales en el debate constitucional”, denunció Undurraga. Además, a su juicio nociones como el derecho a la vida o la protección del cuerpo no han sido consideradas respecto de la realidad específica de las mujeres, como el caso de los embarazos de riesgo. “Tampoco se han considerado, por ejemplo, entre las violaciones a los derechos humanos específicamente las violaciones y abusos sexuales que se producen en guerras o regímenes autoritarios”, indicó.

Lorena Recabarren señaló que se deben incorporar en la carta fundamental más elementos de no discriminación “e incluir el sexo y el género”.

“En Chile no sólo nos faltan mujeres en el Parlamento y un desarrollo efectivo de las cuotas, pues vemos que muchas mujeres que van como ‘arroz graneadoen las listas parlamentarias. Además hay barreras que no nos permiten ejercer de igual manera la libertad”, planteó.

En ese sentido, Maira planteó que la paridad debe ser un principio que se manifieste más allá de las cuotas de candidaturas parlamentarias. “Yo espero que la Constitución se inspire en un principio de paridad no sólo en el Parlamento, sino también dentro de las organizaciones políticas, en las candidaturas, en las dirigencias de sindicatos, etcétera”.